El ejercicio de la opinión

El ejercicio de la opinión es tan importante como una expresión máxima de la libertada individual del ser humano. Se debe poder opinar de todo, lo mismo sobre las opciones de superación como es el caso de estas EAE opiniones así como de hechos sociales de interés general.

 

Es necesario considerar que la opinión pública tiene una amplia tradición como campo de estudio. Y, aun cuando se relaciona estrechamente con la democracia, se diferencia de ésta. Es decir, la opinión pública constituye sólo un sector dentro del amplio espectro de la comunicación política.

 

En la Antigüedad, la opinión pública se remitía simplemente al diálogo que establecían los notables, es decir, sólo aquellos que no dependían económicamente de otros. Los demás, no podían opinar y dialogar sobre las cuestiones de la polis, ya que sólo eran aptos para trabajos manuales. Consecuentemente, imperaba la marginalidad en el espacio público y no existía el diálogo sobre los asuntos públicos como discusión extendida a todas las capas de la sociedad.

 

Con el surgimiento de la cultura de masas y la expansión técnica, y expansión de la burocracia, comienza un progresivo ensanchamiento del término hasta que a fines del siglo XX el ciudadano es la población misma, ahora transformado en el público.