Millas de camino: la experiencia de un mago de bodas para quien la distancia no es un problema e incluso te hace desaparecer una bici si le dejas. Esa es la historia de mi primo quien se ha convertido en uno de los mejores mago bodas de toda la región.

 

Su éxito radica en aplicar la lentidigitación. Esta técnica contraria a la prestidigitación, fue creada por el mago argentino René Lavand. La lentidigitación busca incrementar el asombro del público ya que subconscientemente le hace creer que podrá descubrir el truco al ser realizado de forma muy lenta.

Mi primo es un gran admirador de este mago puesto que logro hacerse un maestro del ilusionismo con una sola mano. Su especialidad, al igual que la de primo son las cartas. Lavand realizaba sus ilusiones con la única ayuda de su mano izquierda. Lejos de dejarse derrotar por la circunstancia de su accidente, Lavand practicó la cartomagia obsesivamente desde su infancia hasta alcanzar un completo dominio de la baraja.

 

La lentidigitación aboga por un expresivo manejo de la pausa y el silencio como recursos dramáticos. Así como el manejo de la ilusión ejecutada lentamente a fin de llevar la imposibilidad a su máxima expresión.